12 de Mayo, 2022

La historia del agrimensor que primero soñó con ser médico

Algunas veces, la profesión puede tener orígenes impensados, como lo que le pasó a este referente histórico de la agrimensura que encontró su pasión mientras ahorraba para costear sus estudios de Medicina.

El ingeniero geógrafo/agrimensor y santafesino Norberto Frickx cuenta con más de 40 años en un rubro tan demandado en la actualidad por el sector agropecuario como lo es la agrimensura. Curiosamente, fue la propia profesión la que lo encontró a él, y no al revés, ya que su primer deseo era ser médico.

“Comencé estudiando la carrera de Medicina, pero como mi padre era obrero ferroviario, le era imposible costear mis estudios. Por suerte, logré entrar a trabajar en la comuna de Funes donde me destinaron a la pequeña oficina de catastro”, contó el especialista. Así fue que entre planos y siguiendo los pasos de un ingeniero que estaba a cargo de la dirección de obras públicas y catastro de la comuna, se dio cuenta de que lo suyo era la agrimensura y no la medicina.

Desde ese momento, Norberto decidió anotarse en la Universidad Nacional de Rosario a la carrera de Ingeniería Geográfica, donde comenzó un recorrido que lo llevó a ocupar grandes puestos en el rubro como el de presidir la Federación Argentina de Agrimensores, la Academia Nacional de Agrimensura y el Colegio de Profesionales de la Agrimensura de Santa Fe.

El campo y sus anécdotas

Dado su largo recorrido en la profesión midiendo, organizando y conduciendo el registro de diferentes lotes, Norberto cosechó muchas anécdotas y vivencias en los diferentes campos, pero existen algunas que se destacan por sobre el resto.

Una de ellas fue hace tiempo, cuando no había la tecnología ni el conocimiento que hay hoy en día y el agrimensor debía recorrer a pie y saltar los alambrados de los campos para poder tasar correctamente. En esa oportunidad, luego de meterse en un terreno aparentemente vacío, un hombre a caballo fue a preguntarle qué hacía en su terreno, y frente a la explicación de Frickx, este lo dejó continuar.

Sin embargo, para su sorpresa, a los pocos días, recibió una notificación de la Justicia de San Lorenzo. “Mi descargo fue que debido a mis funciones como auxiliar de catastro, lo que estaba realizando se encontraba dentro de las actividades permitidas por la legislación catastral, y safé rápidamente”, comentó el ingeniero.

En otra oportunidad, midiendo un campo en Ramallo, durante una época de vacas flacas, el pago que recibió por su trabajo fue algo peculiar: “Un pequeño ternero que terminé adoptando y criando como una mascota en mi casa de Funes”, recordó con una sonrisa el agrimensor.

Y esa no fue la primera vez que tuvo un pago poco común, ya que en otra ocasión “una señora quería alambrar su terreno en una zona suburbana del centro de Funes para tener más seguridad, y yo al verla con pocos recursos económicos, le dije que me pagara con dos gallinas, y dicho y hecho, así fue”.

El agrimensor Norberto Frickx

La importancia de la medición en el agro

La agrimensura y el agro están sumamente ligados, especialmente en el terreno inmobiliario.

“Es imprescindible y muy aconsejable que si alguien va a adquirir un campo, es decir, una transferencia inmobiliaria del terreno, necesita de un profesional de la medición, sobretodo por cuestiones económicas que suponen mayor o mejor porcentaje de un terreno”, afirma Frickx y agrega que “a veces se menosprecia sin darse cuenta, una mirada económica”.

En este marco, la transferencia de terrenos o de campos, históricamente se hicieron sin importar si lo que se compraba y se vendía era lo real, o si lo que decían los títulos era lo correcto. Pero, a partir de la Ley 26.209 incorporada al Código Civil en el 2007, Frickx explica que la situación cambió rotundamente.

“Hoy ya no se puede vender más solo con el título de propiedad, sino que tiene que haber un plano que represente la misma, y eso solo lo puede realizar un profesional del catastro que posea los conocimientos y herramientas necesarias”, aseguró Frickx.

“El crecimiento de la tarea del agrimensor fue importante. Y dado este cambio hoy el profesional tiene cada día más trabajo, hasta los estudiantes de años superiores pueden realizar actividades apenas sepan algunas materias técnicas y jurídicas dentro de la carrera. Por lo tanto, aconsejo a los jóvenes a interesarse por esta profesión de trabajo asegurado”, cerró.

“La profesión ha crecido muchísimo durante los años y hoy en día es más necesaria que nunca, como sucede como con todas las ingenierías, por el desarrollo del país”

Fuente: Agroclave - La Capital