23 de Abril, 2022

Por qué hoy 23 de abril es el Día Nacional del Agrimensor y la Agrimensora

Desde épocas milenarias y a 15 años de la sanción de la Ley Nacional de Catastro, los y las profesionales de la Agrimensura participan del día a día de la sociedad brindando seguridad jurídica en el tráfico inmobiliario, participando de grandes obras de ingeniería y produciendo información georreferenciada.

Un 23 de abril de 1963, el Gobierno de la Provincia de La Rioja dictó el Decreto Ley Nº 19.955 mediante el cual se establece, por primera vez en el país, al profesional de la Agrimensura como oficial público. Por este motivo, la Federación Argentina de Agrimensores (FADA) instituyó la fecha como el Día Nacional del Agrimensor/a.

La agrimensura es una profesión milenaria ya que es una de las actividades registradas más antiguas de la historia de la Humanidad. Nació en el momento en el que el hombre dejó sus hábitos nómades y se asentó en el territorio. Cuando comenzamos a vivir en sociedad y en lugares fijos, tuvimos la necesidad imperiosa de establecer y marcar los espacios que cada grupo ocuparía.

Epígrafe: Los y las profesionales de la Agrimensura utilizan tecnologías de última generación como estaciones totales, prismas, drones y sistemas de navegación satelital

Los y las profesionales de la Agrimensura son expertos en la planificación, ordenamiento y administración del espacio territorial, considerando aspectos técnicos, jurídicos y económicos. Pueden formar parte de equipos interdisciplinarios aportando sus múltiples saberes. Estos les permiten desarrollarse en numerosos ámbitos que van desde la cartografía y el urbanismo a la topografía, la geodesia y la infraestructura de datos espaciales. Se desempeñan en el ámbito público y privado y desarrollan sus tareas, generalmente, al aire libre por lo que se desplazan por el campo y la ciudad. Y utilizan tecnologías de última generación como estaciones totales, prismas, drones y sistemas de navegación.

Y son profesionales imprescindibles para la vida en sociedad: de ellos depende el desarrollo de comunidades organizadas ya que participan en la planificación del trazado urbano, la creación de las parcelas donde habitan las personas porque realizan mensuras, subdivisiones y loteos y las grandes obras de ingeniería porque todas comienzan y terminan con su intervención. Además su formación profesional les posibilita garantizar la seguridad jurídica en el tráfico inmobiliario al verificar el estado parcelario de la propiedad mediante el acto de mensura y un mayor conocimiento del territorio al relevar la forma, superficie, dimensiones, hechos naturales y ubicación de los inmuebles. El catastro, la mensura y la certificación del estado parcelario son actividades reservadas, establecidas por el Ministerio de Educación de la Nación (Resolución 1254/2018), de los y las profesionales de la Agrimensura.

Por eso antes de vender, comprar, construir o desarrollar un proyecto inmobiliario, lo mejor es siempre consultar a un o una profesional de la Agrimensura.

*Colegio de Profesionales de la Agrimensura de la Provincia de Santa Fe - Distrito Sur.

Fuente: Rosario3